Información

  • Género:Fantasía, acción, super héroes
  • Director:Scott Derrickson
  • Reparto:Benedict Cumberbatch,Tilda Swinton, Rachel McAdams, Mads Mikelsen

Dr. Strange: Hechicero Supremo, Review

Película

Dr. Strange: Hechicero Supremo, Review

      Marvel se ha tomado su tiempo para ir construyendo su universo cinematográfico. Nos fueron presentando a sus personajes uno a uno antes de introducirnos al equipo de Avengers. Ahora llega Dr. Strange: Hechicero Supremo (Dr. Strange: Supreme Sorcerer) que forma parte de la fase III de su universo extendido y que inició […]

puntuacion-3-y-media

 

 

 

Marvel se ha tomado su tiempo para ir construyendo su universo cinematográfico. Nos fueron presentando a sus personajes uno a uno antes de introducirnos al equipo de Avengers. Ahora llega Dr. Strange: Hechicero Supremo (Dr. Strange: Supreme Sorcerer) que forma parte de la fase III de su universo extendido y que inició con Civil War. La pregunta es ¿Ha valido la pena esperar para disfrutar todo lo que la magia y sus multiversos tienen que ofrecer? La respuesta es sí.

La Casa de las Ideas decidió hacer de esta película una historia de origen, es decir, que veremos cómo nuestro héroe llego a ser quién es. En este caso nos encontramos con el afamado y talentoso médico cirujano, el Doctor Stephen Strange (Benedict Cumberbatch), quién se ha hecho de una excelente  reputación además de ganado mucho dinero con su profesión. No resulta extraño que la vida parezca resuelta para él. Es un personaje un tanto narcicista, egocéntrico, carismático y que no pierde oportunidad para ser cínico o burlón incluso resaltando siempre sus capacidades intelectuales. Sin embargo todo cambia cuando sufre un accidente que le impedirá continuar trabajando como doctor y le llevará a emprender una búsqueda para encontrar una posible cura, que lo llevará a lugares inesperados.

dr-strange

El director de esta cinta Scott Derrickson, además de contar con una licenciatura en medios de comunicación y en humanidades, curiosamente también tiene el título en teología y experiencia con lo sobrenatural, pues ha tratado ya este tema en sus anteriores trabajos El exorcismo de Emily Rose y El Día que la Tierra se detuvo. El director claramente tiene la visión para abordar un tema tan complejo de exponer como las dimensiones paralelas, el concepto del tiempo, la filosofía y la magia. Si bien es cierto que a veces parece robar algunas ideas al Origen o incluso que la película puede llegar a tener un ligero sabor a Matrix en su ambición por introducirnos a un mundo detrás del mundo, la cinta si tiene una identidad propia muy lejos a lo que hemos viso antes en Marvel.

El cast ha sido sabiamente elegido. Benedict Cumberbatch encarna a la perfección al personaje y tiene el suficiente encanto para agradar aunque a veces sus comentarios puedan llegar a ser demasiado duros o incluso crueles. Tilda Swinton disipa cualquier duda que los más recelosos pudieran tener al haber elegido cambiar al personaje, originalmente masculino, del Ancestral(The Acient One), por una mujer. Está bien justificada su presencia en el filme y es que de verdad tiene todo el aire de misterio, el porte y  la confianza requeridos para portar el manto de Hechicero Supremo con una elegancia que ya ha demostrado antes. De hecho particularmente una escena con el Ancestral es más que espectacular, alucinante. Sin duda una de las mejores de la película.

Por otra parte, tenemos el interés amoroso del Dr. Strange, Christine Palmer (Rachel McAdams) que aunque intenta ser un personaje cautivador y que sirva como el corazón del protagonista motivándolo a no rendirse a pesar de las dificultades a lo largo de la historia, parece ser que su talento esta un tanto desperdiciado pues no pasa de hacer apariciones un tanto forzadas que terminan siendo sólo de relleno y nunca llegamos a conocerla o a profundizar demasiado en la relación de ambos. El villano, Kaecilius, interpretado por Mads Mikelsen a quién quizás recuerden de la serie de NBC, Hannibal, no parece tampoco estar demasiado definido, ni se llega uno a identificar del todo con sus motivos aunque hace el intento. Un poco más de diálogo para conocerlo mejor habría sido más que agradecido.

Los efectos especiales pasan a ser parte de la identidad de la película, están bien logrados y las coreografías de pelea correctamente sincronizados con los múltiples escenarios móviles y las armas y escudos místicos. Definitivamente vale la pena darle una oportunidad al 3D. Igualmente el vestuario, sino es espectacular, si esta enriquecido de pequeños detalles que ayudan a hacer parecer más humanos a los personajes y menos caricaturescos.

La música no llega a ser épica pero encaja perfectamente con las situaciones y escenas de la película. Uno de los peros de ésta cinta es que Marvel parece querer recordarnos constantemente que sus películas intentan ser también para el público infantil con sus numerosos chistes, que en ocasiones le restan profundidad y drama a la historia.

El cameo de Stan Lee, por lo visto, está lejos de ser el último y resulta entretenido, aunque pudo ser un poco menos evidente. Y sí, como ya nos tiene acostumbrados Marvel, hay dos escenas post créditos así que quédense hasta el final.

En resumen la película funciona para introducirnos en el mundo de Dr. Strange, con ingeniosos e interesantes movimientos de cámara y una historia sencilla nos mantiene siempre entretenidos y por momentos incluso cuestiona nuestra forma de concebir el mundo. Si la trama hubiera sido un poco más desarrollada para soportar la carga de todos los efectos y para lograr hacernos sentir las escenas de pelea contra el villano, épicas, habría sido perfecta. Dr. Strange: Hechicero Supremo, definitivamente es “la brillante promesa” de Marvel, no sólo de abrirnos un mundo enteramente diferente, sino incluso de plantearnos una nueva forma de ver a los superhéroes.

 

  • B