Información

  • Género:Musical, biografica
  • Director:Michael Gracey
  • Reparto:Hugh Jackman, Michelle Williams, Zac Effron, Zendaya, Rebecca Ferguson

El Gran Showman, Review

Película

El Gran Showman, Review

Llena de colorido, con hermosas coreografías y canciones que son como una bebida energetizante, el Gran Showman es precisamente, un gran show.

Michael Gracey hace su debut como director en El Gran Showman (The Greatest Showman), un musical que nos transportara hasta la época Victoriana para narrarnos la historia del famoso circense y artista del engaño, P.T. Barnum.

Esta es la historia de Phienas Taylor Barnum, un hombre venido de la nada, que ambiciona con darle a su esposa Charity (Michelle Williams) el mundo que siempre imaginaron. Haciendo uso de su creatividad e ingenio, poco a poco Phienas logrará encontrar su camino hasta sumergirse en el extravagante y fantástico mundo del circo dónde conocerá a muchas personas únicas y singulares.

Empezaremos diciendo que desde que escuchamos la primera canción, ya nos sentimos transportados a un mundo diseñado para maravillarnos, para entretenernos con cosas simples y con cosas extrañas, y sobre todo enfocado en hacernos sonreír. Hay que destacar el gran trabajo del australiano, Ashley Wallen, a la hora de montar las coreografías que son dinámicas, llenas de vida, se ve que los actores se están divirtiendo y su emoción es sumamente contagiosa. La fotografía y el vestuario llenos de colorido, traen la magia del circo hasta la sala de cine y más que estar viendo una película se siente como si estuviéramos viendo una obra de teatro o un espectaculo en vivo. Y los efectos visuales, en su mayoría discretos le dan un toque de gracia y elegancia a la película, la complementan en lugar de definirla.

Mención aparte para la música realizada por John C. Debney (El Libro de la Selva), que es vibrante, llena de pasión y que junto con las letras escitas de Pasek & Paul (La La Land) tenemos como resultado canciones con mucha fuerza, inspiradoras y que nos llegan al corazón.

Lamentablemente El Gran Showman cojea en cuestión de historia y profundidad. Tiene una trama floja que dista mucho de retratar al verdadero P.T Barnum y que lejos de ser una película biográfica, simplemente lo toma como excusa para contar una historia motivacional, con toda la esencia “del sueño americano”, que aunque resulta estimulante no se deja de sentir que se desperdició un personaje que tenía un trasfondo muy interesante. La trama carece de contrastes que resalten el mensaje de diversidad e inclusión que pretende transmitir, limitándose a dejarnos ver “el lado bonito de la historia” y resolviendo los problemas con una facilidad que daría envidia a cualquier hada madrina.

No es de sorprender entonces que los personajes quedan relegados a lucir bien en pantalla pero carezcan de profundidad y propósito gracias a un guion que más que sencillo raya en lo simple. Y es aquí donde viene al rescate el reparto excelentemente escogido por 20th Century Fox. Hugh Jackman en el papel de Phineas llena perfectamente el escenario con su encantadora personalidad y su innato talento como bailarín y cantante. De hecho la actuación de Jackman sirve como uno de los principales pilares de la película, si alguna otra persona hubiera tenido el papel probablemente no habría funcionado tan bien.  La química con su coprotagonista, Michelle Williams es bastante buena y hace de su matrimonio algo creíble, de verdad se siente como toda una aventura digna de envidia. Zac Effron a pesar de no carecer de talento como actor, interpreta un personaje que no termina de cuajar ni de encajar en el mundo de El Gran Showman y se siente un poco a la deriva. Quizá lo que lo hace más interesante es la dinámica que tiene con Anne Wheeler (Zendaya) con quién hace un dueto poderoso y conmovedor. El resto de los personajes son un fondo hermoso, que no aportan demasiado y que en ningún momento brilllan por sí mismos ni llegamos a conocer.

En resumen El Gran Showman, es eso, un gran show, cálido y energizante con grandes números musicales que se quedarán grabados en nuestras mentes por muchos años por venir y que sí, vale la pena ver semejante espectáculo en pantalla grande. Es una película perfecta para cerrar e iniciar un nuevo año, para darnos nuevos bríos y recordarnos que los sueños se cumplen y nada más.

 

  • A