Información

  • Género:Drama, acción
  • Director:Todd Phillips
  • Reparto:Joaquin Phoenix, Frances Conroy, Robert De Niro, Brett Cullen & Bill Camp

Guasón, Review

Película

Guasón, Review

El Príncipe de los Payasos

Tras las geniales interpretaciones de Jack Nicholson y Heath Ledger como el Guasón, en Batman (1989) y Batman: El Caballero de la Noche (2008) respectivamente, los estándares para el papel del Guasón quedaron muy altos. (No hacemos mención de Jared Leto pues su interpretación fue seriamente afectada por el guion y la edición de sus escenas en post producción.) De hecho el Universo Extendido de DC ha tenido problemas para cimentar sus bases y entregarnos historias tan estremecedoras y significativas como en su versión impresa, por lo que, cuando se anunció que se haría una película inspirada en el Guasón, sin apegarse a los comics, ni situarse dentro del universo fílmico de DC, muchos dudamos de si sería una buena idea. Sin embargo el director Todd Phillips (¿Qué pasó ayer? 2) no dudó en reinventar al personaje para el nuevo filme de Guasón (Joker). ¿Pero que hace de esta versión original del Joker algo tan emocionante?

Corre el año de 1981 en Ciudad Gótica y Arthur Fleck trabaja como payaso profesional para solventar sus gastos y los de su madre, Penny (Frances Conroy), con quién vive. Mientras tanto Arthur no deja de soñar con convertirse un día en un comediante famoso y reconocido. Sin embargo, pronto se dará cuenta de que a veces la vida tuerce los sueños de un modo inesperado y extraño.

Desde la escena inicial Todd Phillips nos presenta a Arthur Fleck tal cual es, en una sola secuencia nos muestra tanto la versión de él mismo que muestra al mundo como sus pensamientos más secretos. Luego el filme se toma su tiempo para respondernos cómo y porqué nuestro protagonista es quién es hoy en día y después nos hace acompañar a Arthur en su viaje de auto descubrimiento. Porque sí, el guion de Guasón está construido para que la película sea una especie de diario íntimo gracias al cual tenemos acceso a los lugares más oscuros, más vulnerables y más nobles del personaje. Y precisamente ése es uno de los principales aciertos de Guasón, que lejos de encasillarlo como una persona mala o buena, simplemente deja que Arthur sea un ser humano común y corriente con el que cualquier persona en la audiencia puede identificarse, esto hace que el príncipe payaso del crimen se sienta más real y vivo que nunca.

Por su puesto que gran parte del trabajo recae sobre Joaquin Phoenix (Her, Gladiador), quién estudió minuciosamente el concepto que tenía Todd Phillips de su personaje y bajo cerca de 23 kilos para su interpretación. Nunca antes habíamos visto un Guasón tan humano y tridimensional como el de Joaquin Phoenix. Su forma de moverse por su ambiente es única, Arhur Fleck no trata de impresionar a nadie, no tiene temor a quedar en ridículo, ni aspira a ser un villano memorable, tampoco pretende ser glamuroso, simplemente se expresa de forma auténtica, orgánica, siempre movido por lo que siente y piensa en el momento. Justamente eso es lo que lo vuelve genial. Uno llega a familiarizarse tanto con las necesidades, las frustraciones y los sueños del protagonista, que cada acto de violencia con el que nos encontramos durante la trama es realmente crudo por su nivel de realismo. Algo bastante difícil de lograr en estos tiempos en los que estamos acostumbrados a ver morir cientos de personas a manos del “héroe” sin si quiera pestañear.

El ritmo puede ser un tanto lento, pero la actuación de Phoenix rápidamente nos conquista y nos hace olvidar el tiempo. Esto, sumado a los giros inesperados de la trama y a los guiños incluidos exclusivamente para los fans, hará del viaje algo mucho más interesante.

Claramente la fotografía y el soundtrack (Hildur Guðnadóttir) terminan de elevar la trama a un nivel desgarrador y magistral. Los colores en tonos fríos y pálidos, enfatizando los azules, amarillos y verdes, y el uso de ángulos inclinados tanto en la cámara como en el mismo cuerpo del personaje, contrastan con los sonidos graves y dramáticos del cello, todo junto conspira para hacernos palpar nítidamente cada cambio, saborear cada lágrima y sentir cada pequeña grieta que se abre en el alma de Arthur.

En resumen, el guion de Guasón ha sido muy bien desarrollado y logra, no sólo dejarnos ver al hombre detrás del payaso, sino también un fiel retrato de la sociedad en la que hoy vivimos, sociedad que ve nacer a grandes personalidades pero que también es fuente de la miseria humana más profunda. Es un grito de ayuda que viene desde las profundidades y que se aleja por completo de la idea que tenemos de héroes y villanos. Y el hecho de que la historia de Arthur es algo que vemos en nuestro día a día, hace que Guasón sea estremecedoramente aterradora. ¿Quién dijo que se necesitan efectos especiales para dar miedo?

Sin lugar a duda Guasón será un filme que se convertirá rápidamente en una película de culto y no pasará desapercibido durante la 92ª entrega de los Premios Oscar, cómo no lo hizo en el Festival de Cine de Venecia.

  • B15


  • Entradas Recientes

  •