Información

  • Género:Suspnenso, Terror, Slasher
  • Director:David Gordon Green
  • Reparto:Jamie Lee Curtis, Nick Castle, Judy Greer, Andi Matichak, Will Patton

Halloween, Review

Película

Halloween, Review

Mismo sabor, nueva envoltura.

Tras varios intentos fallidos de resucitar la saga, el director David Gordon Green toma las riendas de Halloween, haciendo borrón y cuenta nueva y entregándonos una secuela directa del filme original de 1978. De modo que, aquellos que no estén familiarizados con la historia, no tendrán que ver 40 años de filmes para disfrutar de esta nueva historia.

Y precisamente nuestra trama comienza 40 años después, en el pequeño pueblo de Haddonfield. Los pobladores han olvidado ya los horrores a los que se enfrentaron 1978, cuando el paciente de un hospital psiquiátrico, Michael Myers (Nick Castle), se escapó y protagonizó una serie de asesinatos de los que sólo escapó con vida una de sus víctima: Laurie Strode (Jamie Lee Curtis). El tiempo ha pasado pero Laurie no puede superar aún la traumática experiencia, por lo que al crecer, se asegura de tomar todas las medidas necesarias para que ni ella ni su familia vuelvan a ser víctimas de un horror similar. Más cuando Michael Myers escapa nuevamente, Laurie sabe que ésta noche de Halloween será el encuentro definitivo.

Desde los créditos iniciales nos damos cuenta de lo mucho que el filme se inspira en la película original y de cómo intenta ser una secuela en la que no se perciban los 40 años que hay entre ambas;  para esto, el director David Gordon no sólo se ayuda de guiños, sino que imita algunas escenas y tomas de su predecesora, logrando así no sólo emocionar a los fans sino que también darle ése toque que caracterizó a la primera. Lamentablemente se abusa de estos elementos, haciendo que algunas secuencias se vuelvan predecibles y menos impactantes.

En cuanto a los personajes, definitivamente Jamie Lee Curtis como Laurie hace un muy buen papel y a pesar de que en realidad no conozcamos mucho más de ella de lo que hicimos en la anterior, es gracias a su actuación, que Laurie se siente auténtica y podemos empatizar con ella con facilidad. Lo mismo sucede con el resto del elenco, sus actuaciones salvan a un guion bastante plano. Y es que los personajes se limitan a cumplir con su papel de encontrarse en el momento y el lugar equivocados y en realidad no aportan mucho a la historia, jamás los conocemos en realidad. Lo mismo sucede con nuestro asesino, se ahonda poco en el pasado de Michael, con intención de hacer del personaje alguien más aterrador y misterioso, al ser poco predecible al no conocer sus planes ni motivaciones. El efecto sin embargo, es que el asesino está muy deshumanizado por lo que se siente cierta falsedad o incongruencia en algunas de sus acciones. Así mismo, los asesinatos en si son violentos, aunque no muy sangrientos y demasiado rápidos, eso aunado a lo poco que conocemos a las víctimas, en realidad hace que “no duelan tanto las puñaladas”.

Por otro lado, dado que intentaron hacer al asesino alguien más real, más vulnerable, y no supieron manejarlo, hay sucesos forzados o de pronto los personajes actúan de forma incongruente, tan sólo para no deshacerse de Michael demasiado pronto. Literalmente, contuvieron los golpes.

La música se inspira en tema original del primer filme pero es mucho más rica y realmente ayuda a construir un ambiente de suspenso y miedo.

Halloween en general intenta respetar mucho  la película de 1978, es una lástima que teniendo la oportunidad de modernizarla, no sólo incorporando conceptos como la inclusión y el feminismo, sino también a nivel psicológico y no limitarse a la clásica lucha “bien contra el mal”. Precisamente lo que hace escalofriante a un asesino, es que es un ser humano como tú o yo, y las formas en que su mente se ha torcido en obsesiones, en manías y rutinas que sólo tienen lógica para él. Es decir, en la película, la nula psicología del asesino parece simplemente una mala excusa para poder ir metiendo lo que les acomode mejor.

En síntesis, Halloween rescató todo lo que sabían que el público disfruto en la primer película, lo mezclo con una dosis de modernidad que huele a feminismo e inclusión, y le imprimió un poco de factor nostalgia. Pero falla abruptamente a la hora de hacer tridimensionales a sus protagonistas, y no se arriesga ni propone nada nuevo. Definitivamente los cinéfilos acostumbrados al terror no tendrán problemas para conciliar el sueño por la noche.

  • B15