Información

  • Género:Suspenso, drama, terror psicológico
  • Director:Darren Aronofsky
  • Reparto:Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Michelle Pfeiffer, Ed Harris

¡madre!, Review

Película

¡madre!, Review

“Tenemos que meternos de lleno en la obscuridad para encontrar la luz, para encontrar la esperanza”

Escrita, producida y dirigida por Darren Aronofsky, ¡madre! (mother!) fue presentada el 5 de Septiembre durante el Festival de Cine de Venecia, las reacciones del público y la crítica fueron encontradas. Amada por unos, odiada por otros, algo es seguro sobre esta película, no pasa desapercibida.

Un escritor (Javier Bardem) y su esposa (Jennifer Lawrence) viven en una casa en medio del bosque, una casa que hace tiempo fue quemada por un incendio. Mientras la joven esposa se dedica a restaurarla poco a poco, él intenta sobreponerse al bloqueo que no le permite escribir. Sin embargo la visita de unos misteriosos extraños cambiará las cosas para siempre.

Javier Bardem (Biutiful) y Jennifer Lawrence (Los Juegos del Hambre, Pasajeros) hacen un magnífico trabajo. Y es que la trama de ¡madre! está construida de tal forma, que simplemente no se hubiera sostenido si sus protagonistas no hubieran dado una increíble interpretación. Tras apenas unos minutos de película uno ya se siente en la piel del personaje de Lawrence, podemos saber lo que piensa y lo que desea, lo que siente. Esto hace que la experiencia se vuelva mucho más personal. Lawrence demuestra su versatilidad al entregarnos a una mujer vulnerable y complaciente, muy alejada de lo que hemos visto en sus otros papeles.

Aunque los escenarios son casi los mismos durante toda la película, los movimientos de la cámara y la forma en que están construidos nos dan la sensación de profundidad, de estar conociendo un poco más los lugares recurrentes de forma que parecen siempre cambiantes, los objetos pasan a ser elementos que no sólo ayudan a narrar la historia sino a darle un alma. De hecho la iluminación, las texturas, los colores dan un toque muy orgánico a la cinta. Abundan los largos silencios en los que  se escuchan los sonidos propios del lugar en que nos encontramos y los que hacen los protagonistas al moverse en dicho espacio, esa es la única “música” de fondo que se escucha en casi todo el filme. Aronofsky se toma su tiempo para que empaticemos con la situación.

“La película es un sueño febril. Por cinco días hicimos un trabajo diligente, tratamos de reescribirla, de cambiarla, tratamos de descubrir qué es lo que funcionaría. Pero era un modelo delicado y en cuanto empezamos a tratar de encontrarle lógica a la pesadilla pareció convertirse en polvo. Algo así como cuando intentas recordar un sueño al despertar y entre más piensas en él más se disipa. Así que no pudimos convertirla en un filme convencional.”

Comentó el director durante una entrevista para MTV News. Aronofsky tardó cinco días en escribir el borrador del guion que está hábilmente construido alrededor de una emoción: rabia.

Al comienzo de esta historia se maneja un ritmo que, por momentos a algunos se les puede hacer un tanto lento, pero conforme va avanzando descubrimos que ¡madre!, tal como dice Aronofsky en varias ocasiones, “es un misterio” que se nos va revelando poco a poco. La última parte de la película es simplemente delirante, aunque al mismo tiempo realista.

La última media hora es la que definirá para muchos el veredicto final de ¡madre! “Funciona a varios niveles para diferentes personas” y los significados de los abundantes simbolismos pueden variar. Y aunque podría caer en la exageración o en lo descabellado, está perfectamente estructurado para hacernos ver que hay muchas capas, muchos significados, detrás de cada escena. Sea el significado que el espectador quiera adjudicarle, no deja de ser un fuerte golpe, un reflejo de verdades llanas y crudas, desmembradas y servidas al rojo vivo frente a nuestros ojos. ¡madre! es una experiencia, una aterradora pesadilla construida para hacernos estremecer, reflexionar y con algo de suerte, actuar.