Información

  • Género:Acción, suspenso, comedia
  • Director:Gary Ross
  • Reparto:Sandra Bullok, Cate Blanchett, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter, Sarah Paulson, Rihanna, Mindy Kaling, Awkwafina, Richard Armitage

Ocean’s 8: Las Estafadoras

Película

Ocean’s 8: Las Estafadoras

Una estafa demasiado fácil de lograr

Once años después de Ahora son 13 (Ocean’s 13), la tercera parte de una trilogía protagonizada por grandes estrellas masculinas entre las que contamos a George Cloony, Brad Pitt, Matt Damon y Al Pacino, ahora tenemos en pantalla grande su equivalente femenino, el spin-off Ocean’s 8: Las Estafadoras. Un elenco deslumbrante, una premisa intrigante y unas bases asentadas firmemente en sus predecesoras pero con su propio estilo, pero ¿tiene realmente lo necesario para dejar huella?

Debbie Ocean (Sandra Bullock) ha salido bajo libertad condicional tras cumplir una condena de 5 años. Pero todos esos años en prisión no han sido en vano puesto que Debbie regresa con un gran plan para dar el golpe del siglo durante la Gala del MET (Museo Metropolitano de Arte) en Nueva York y de paso, cobrar venganza contra Claude Becker (Richard Armitage). Para ello reunira a un singular equipo de mujeres que le ayudarán a ejecutar su plan maestro.

Sí o sí debemos iniciar el análisis por lo más llamativo del filme, el cast. Quien vaya a ver la película precisamente para ver interactuar a Sandra Bullok, Cate Blanchett, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter, Sarah Paulson, Rihanna, Awkwafina y Mindy Kaling no se sentirá decepcionado. Las actrices tienen una química increíble en pantalla y cada una encaja en el equipo de un modo único y perfecto. Sus personajes no podrían ser más diferentes entre sí pero cada una le aporta un toque distintivo al equipo: desde la estafadora profesional Debbie -hermana de Danny Ocean- pasando por la extravagante diseñadora de modas Rose (Helena Bonham Carter), hasta la despreocupada hacker Bola 9 (Rihanna). Lamentablemente sus personajes son planos y están poco o nada desarrollados, si no fuera por el excelente trabajo que hacen estas actrices, simplemente no funcionaría.

En cuanto a la trama la película inicia muy bien, capta la atención del espectador desde el primer momento, sin embargo sufre de algunos problemas bastante serios. Para empezar hay muchas situaciones forzadas que claramente están diseñadas para justificar un guion pobre y poco ingenioso haciendo que nuestras estafadoras parezcan librarse demasiado fácil de situaciones que claramente deberían meterles en un buen lío. Así mismo los personajes que se perfilan como sus principales rivales, haciendo énfasis en Claude Becker no dan la talla como antagonistas, de hecho apenas si se les puede considerar como tal. Y es que ésta es una película demasiado enfocada a complacer a un público femenino pero del modo erróneo, dejando a los personajes masculinos como idiotas o en ridículo la mayoría del tiempo lo cual además de resultar ofensivo para los hombres la vuelve aburrida. Si bien la comedia está bien combinada con la intriga y el suspenso, la falta de congruencia en el argumento hace que la película se tambalee a partir de la segunda mitad, eso sumado a la nula sensación de un peligro real, hace de éste un viaje placentero pero sin demasiadas emociones, carente por completo de clímax.

En cuanto a la fotografía es hermosa, brillante y lujosa, de inmediato nos sentimos invitados a apoyar a este equipo en su deseo de transgredir este mundo y robarle un pedazo. Los cameos de las estrellas invitadas -incluyendo a algunos personajes de las películas anteriores- ayudan a la ilusión de que en realidad estamos infiltrándonos junto con nuestras protagonistas en una Gala del Met.

La música es el marco perfecto para acompañar a estas estafadoras en el robo del siglo pues es vibrante y emocionante.

Ocean’s 8: Las Estafadoras es una película que intenta ser un digno homenaje de sus predecesoras, pero que se queda en un tibio intento endulzado con un grandioso elenco -completamente desperdiciado- una buena dosis de glamur, un vestuario exquisito y una gran porción de woman power. Es una pena todo el potencial desperdiciado puesto que la química entre las actrices es excelente y de hecho, es gracias al reparto en general, que el filme se salva de ser basura y resulta incluso entretenido.

Ésta es una de esas películas que abundan últimamente que se cuelgan de la bandera de poner personajes femeninos como protagónicos gastando toda su energía en hacerlas “ver bien” y se olvidan de darle cuerpo, propósito e historia a los personajes, convirtiéndolos en accesorios brillantes y nada más.

 

  • B