Información

  • Género:Acción, Aventuras, Superheroes
  • Director:Ruben Fleischer
  • Reparto:Tom Hardy, Michelle Williams, Riz Ahmed, Reid Scott, Jenny Slate

Venom, Review

Película

Venom, Review

Venom es como una bebida enérgetica, sabes que es malo para ti pero al mismo tiempo tiene algo que fascina.

simbionte, protagonizando su propia película y bajo la promesa de ser un filme más sangriento, con más acción y más oscuro: Venom, dirigido por Ruben Feischer. ¿Es esta otra basura cómo lo que vimos en Spider-man 3?

Tras mudarse a San Francisco, Eddie Broke (Tom Hardy) parece tener la vida perfecta: un buen trabajo como reportero estelar, una prometida dulce, detallista y hermosa, y una reputación que le permite sacar a la luz los trapos sucios y volverlos noticia de primera plana. Sin embargo tras seguir la prometedora pista de un accidente que involucra el choque de una nave enviada al espacio por la empresa Life, su vida empezará a complicarse más de lo que esperaría pues la curiosidad innata de Eddie lo lleva a meterse en las entrañas de la corporación y encontrarse cara a cara con su proyecto más secreto. Sin apenas notarlo, pronto estará infectado con lo que parece un extraño parásito…

Sin duda esta no pasará a ser la mejor película del año, el desarrollo de personajes es pobre y salvo por el protagonista, todos los demás se sienten acartonados y poco creíbles. Por ejemplo tenemos a la premiada Michelle Williams (Manchester by the Sea) interpretando a Anne, la prometida de nuestro anti héroe, pero su personaje está tan escasamente argumentado y sus líneas son tan frívolas, que de pronto tenemos la impresión de que a ella no le importa demasiado su prometido ni nada de lo que sucede en el filme, se siente distante y no tiene química alguna con Eddie Broke. Un total desperdicio de sus dotes histriónicas. Tom Hardy, por otro lado hace un muy buen papel como Eddie Broke, es carismático, con mucha personalidad y tiene el encanto suficiente para hablarle a una animación en CGI tan exagerada como lo es Venom, y hacerlo ver real. La relación establecida entre él y el simbionte que lo habita es divertida e intrigante, a pesar de lo poco que se profundiza en esta simbiótica relación y del tratamiento forzado que se les da a medida que avanza la trama para que ambos sigan el camino que se tiene pensado para ellos.

Y aquí es a dónde toca aplaudir uno de los puntos positivos de la película: el simbionte. Venom como lo hemos dicho, es un personaje bastante irreal y difícil de aterrizar en una película, sin embargo el diseño de animación cumplió muy bien con el reto y nos entregó un Venom que luce realmente impresionante en pantalla, imponente. Además a pesar de lo obscuro que llega a ser el personaje, es tan agradable y encantador como el húesped que habita por lo que es fácil perdonarle sus excentricidades. Por el contrario, el villano es un cero a la izquierda de todo a todo, no es un digno antagonista pues jamás llega a empatizar con la audiencia, ni tampoco a inspirar miedo o respeto, digamos que se limita a ser el que le haga la vida imposible a Eddie Broke, fuera de eso pasa sin pena ni gloria.

Continuando con otro de los aciertos de Venom, los efectos especiales son bien aprovechados y están muy bien logrados, sobre todo en lo que concierne a las escenas de acción, las cuales que son dinámicas, orgánicas y muy originales a la hora de enganchar una secuencia con la siguiente. En especial la persecución por las calles de San Francisco, que podría parecer trillada por el sin fin de veces que lo hemos visto, es de las secuencias más emocionantes de la película. Los movimientos de cámara y la adaptabilidad del simbionte para moverse en diferentes escenarios y bajo distintas circunstancias, lo hacen un espectáculo muy entretenido de seguir. Énfasis especial en el diseño de la secuencia de pelea entre el protagonista y el antagonista.

Y en general esto es lo que sucede con Venom, uno está tan entretenido intentando adivinar lo que sucederá a continuación, que por momentos compensa un poco la falta de trabajo en la trama y la nula sensación de que hay un verdadero rival para Eddie, todo recaen en su complicada relación con Venom, en la acción y en el tono oscuro que de pronto se inclina hacia lo grotesco y terrorífico, sin llegar a serlo. Eso convierte a Venom en un filme que se sale de la fórmula a la que ya nos tiene acostumbrado el género. Y vaya que hacer algo que sea fresco y original en estos días con tantos títulos estrenándose cada año es algo bien difícil.

Precisamente esta frescura, de la mano de la de pronto inquietante música que acompaña al filme, harán pasar a muchos un rato divertido, siempre y cuando este uno dispuesto a perdonar la falta casi absoluta de historia y de personajes interesantes, además del mismo simbionte y de Eddie Broke. Sería bueno verlos corregir estos errores en una secuela y ver el resultado final, pues se nota el esfuerzo de Ruben Fleischer en hacer algo diferente. Lástima que todo quedo en el intento pues por desgracia es poco probable que  Venom tenga una segunda oportunidad en la pantalla grande a cómo le ha ido en la crítica, al menos no la tendrá durante un buen rato.

 

 

  • B