Información del Juego

  • Genero:Plataformas
  • Developer:Inti-Creates
  • Campaña:1 jugador
  • Multiplayer:No

Bloodstained: Curse of the Moon

Review: PC, Switch,

Bloodstained: Curse of the Moon

Antes que llegue Ritual of the Night, Igarashi nos trae la precuela de su gran proyecto llamada Bloodstained: Curse of the Moon, con un enfoque muy parecido a los Castlevanias originales.

Hace varios años atras, escribí un articulo sobre la financiación masiva, mejor conocido por su nombre en inglés Crowd Funding, y sobre sus ventajas y riesgos que tiene dicho sistema, dejando en los parrafos finales que hay que tener precaución sobre los juegos que estamos respaldando a pesar del ruido que se está haciendo, tomando como ejemplo a dos juegos que no han salido aún: Yooka Laylee y Bloodstained: Ritual of the Night.

Ahora, a mediados del 2018, ya hemos visto los frutos que este sistema nos ha brindado, y a decir verdad para el público en general nos ha dejado un mal sabor a boca, gracias a la decepción que salió por parte de los juegos de Mighty No. 9 y Yooka Laylee. Claro, existen muchos juegos buenos que salieron a luz gracias al Crowd Funding, pero nombro a estos juegos especialmente porque detras de ellos vienen personajes grandes de la industria de videojuegos Como Keichi Inafune y ex-miembros de la compañía Rare. Lo que antes era un sistema que parecía innovador, gracias a estos juegos que sonaron de manera muy grande entre los videojugadores dejó el Crowd Funding, especialmente de parte de las grandes personas de la industria, en una muy mala posición. Al fin y al cabo, si dichos desarrolladores que ya están dentro de la industria tienen problemas a que publiquen sus ideas en el siguiente juego, ha de ser por una o más razones. Y ahora, le toca el turno a Koji Igarashi, que trabajó para Konami en la serie de Castlevania, y vaya que tiene un gran peso encima de él.

Por ahora, todo parece ir bien. Tal vez una que otra critica por parte del trailer, pero nada que entra en lo controversial. Pero encima de todo, gracias a que lograron la meta de $4,500,000 en su financiamiento, IntiCreates desarrolló un pequeño juego que viene siendo la precuela del Ritual of the Night, llamado Curse of the Moon, basado en el Castlevania del NES, con todo y sprites de 8-bit. En mi opinión, creo yo que esto es un gran movimiento por parte del equipo de Iga, no solamente para dar un poco de historia a lo que puede ser una nueva franquicia y mantener ocupado a sus fans, sino que también sirve para demostrar que este proyecto es uno de confianza y que no piensan defraudar tan facilmente a su clientela. Pero todavía falta un buen tramo a recorrer antes de concluir con este viaje.

Mientras tanto, enfoquemonos en este pequeño juego que nos han dejado, lo cual es un pequeño bocado de lo que nos espera en el futuro.

Secuela espiritual desde sus raices

Lo primero que llama la atención es el hecho de que su presentación es muy parecido a un juego de NES, especialmente de los juegos clásicos de Castlevania. Y no solamente se esmeraron en hacer simplemente unos sprites en 8-bits, sino que todo parece ser muy fiel a como se veían los juegos desde hace más de 30 años, desde el movimiento, el sonido y la música. Al menos que lo estuvieras viendo detenidamente a cada detalle, fácilmente este juego puede pasar cono un juego de aquella época.

¿Pero su jugabilidad será para todos en estos tiempos? ¿Te enfocarás hacia tus fans más hardcore, o te enfocarás hacia tus jugadores más jovenes y con poca experiencia en este tipo de juegos? Afortunadamente, el juego cuenta con dos opciones para satisfacer a ambos grupos: La dificultad Veterana y la Casual. En la veterana es justo como te imaginas como se juega: los golpes que recibes te empujarán hacia atrás y cuentas con vidas limitadas para terminar el juego. En la dificultad casual, esto no sucede, ya que los golpes no empujan a tu personaje, y tienes todas las oportunidades que necesites para terminar el juego… y sin repercursiones. Sin importar con qué dificultad termines el juego, verás el final de la misma manera. En mi opinión, creo que es una buena manera para atraer a gente nueva a que jueguen el juego, así como darle un reto hacia la gente que lo ande buscando.

Enfrentando los demonios de la noche

Curse of the Moon se controla como te lo imaginas: básicamente, avanzando hacia la derecha, con un botón de ataque y un botón de salto. Aunque esto sería suficiente para terminar el juego, no puedes dejar olvidado los otros botones que facilitarán tu aventura, como usar las sub-armas, que son armas secundarias que encuentras en los candelabros, los cuales necesitas puntos de armas para poder usarlos, y los botones para cambiar personajes cuando hayas reclutado gente en tu travesía.

El juego cuenta con ocho niveles a completar, y aunque el camino del nivel puede difucarse de vez en cuando, el comienzo y el final de los escenarios no se verán alterados con los caminos que hayas escogido. Estas difurcaciones sirven para encontrar tesoros y poderes como más energía o más puntos de armas, o simplemente son atajos para llegar al final más rápidamente. Tal vez en la primera vez que juegas los niveles esto no impacte demasiado, pero para las siguientes travesías, ya podrás planear un plan ya sea para conseguir ese power-up útil, llegar lo más rápido posible al final, o simplemente sacarle la vuelta aquella sección de plataformas que desaparecen que tanto trabajo te cuesta.

Al final de cada nivel te enfrentarás con un jefe que cuenta con su respectivo patrón para vencerte, por lo que debes que tener cuidado y descubrir en como te atacará para poder vencerlo fácilmente. Un detalle que me agradó es que al final cuando logras vencerlo, hará un ataque final de desesperación antes de que muera para llevarte contigo (si cuentas con poca energía), por lo que debes que estar preparado ante dicho ataque para sobrevivir y no tirar todo tu esfuerzo a la basura.

Una vez que hayas terminado con el juego, puedes volver a comenzar a jugar de nuevo con los personajes que desbloqueaste, por lo que podrás tomar ciertas rutas en los primeros niveles que antes no podías. Esto le da un poco más de rejugabilidad al juego, en donde podrás experimentar en probar nuevos caminos y nuevas estrategias con los personajes en los primeros niveles.

Los aliados bajo la luz de la luna

El juego cuenta con cuatro personajes jugables, los cuales irás desbloqueando poco a poco mientras avanzas en el juego. El primer personaje con el que empiezas a jugar es Zangetsu, un cazador de demonios que tiene la maldición de la luna y que cuenta con su fiel espada para derribar a cualquier enemigo que se le ponga enfrente; Miriam, una Shardbinder, que tiene un látigo de gran alcance, además de contar con gran movilidad para saltar obstaculos y deslizarse bajo los obstaculos; Alfred el alquimista, que es el personaje más lento y menos resistente del grupo, pero sus magias son tan poderosas y útiles ya sea para proteger al equipo o eliminar los enemigos en pantalla; Y por último, Gebel, que igual que Miriam también es un Shardbinder, que no solamente usa vampiros para atacar a los enemigos, sino que también se puede transformar en uno para acceder a lugares que ninguno de los otros miembros puede acceder.

Como pueden ver, cada personaje tiene sus propias fuerzas y debilidades, con su propia manera de controlarse, armas y sub-armas únicas entre ellos. Por fortuna, puedes cambiar a cada uno de ellos cuando quieras de manera rápida, algo parecido a Castlevania 3, por lo que debes que saber cuando y como usarlos.

Sin embargo, dicho sistema viene con varios pequeños problemas. Para empezar, como cada personaje tiene su propia sub-arma, puedes tenerlo guardado sin temor a cambiarlo por accidente mientras que el personaje esté fuera de juego, ya que las sub-armas que apareceran siempre serán del personaje que está fuera del juego. Aunque las secciones de plataformas puede ser algo complicado con uno o dos personajes, especialmente si no tienes la sub-arma adecuada para saltar los obstaculos, con cuatro personajes dichas secciones ya se vuelven triviales, y en varias ocasiones lo que debía ser una sección dificil puede ser un simple camino en el parque; Si estás en una sección de plataformas que desaparecen, puedes calcular los tiempos para saltar entre ellos, o simplemente te transformas en vampiro con Gebel y te saltas dicha parte. ¿Una sección larga con varios enemigos? Aunque puedes pasarlo con cualquier personaje con suficiente habilidad, el escudo de fuego de Alfred te dará protección extra para acabar con los enemigos que se te acerquen, y todavía puedes cambiar de personaje con el escudo puesto para avanzar sin mucho problema. Y todo esto con cinco puntos de armas, los cuales los puedes recuperar rápidamente en una o dos pantallas.

Este sistema de multi-personajes también afecta cuando un personaje pierde toda su energía, ya que cuando uno cae, irás al cuarto anterior en donde fallase y seguirás con los otros personajes restantes, y hasta donde sé, no puedes usar el personaje que perdiste hasta que hayas terminado con el nivel, o hayas perdido todos tus personajes, y es hasta aquí en cuando pierdes una vida, y simplemente recuperas todos tus personajes de nuevo y continuas con tu aventura… en el cuarto anterior en donde cayó tu último personaje.

Hablando de vidas, hay dos maneras de conseguirlas, que vienen siendo los típicos 1-up que están escondidos entre los niveles, o consiguiendo la cantidad suficiente de puntos para conseguir una vida. Y a decir verdad, siento que el juego es demasiado generoso con los puntos, ya que poco a poco sentí que eliminando los monstruos y recogiendo dinero, estaba acumulando vidas sin darme cuento.

Con todo esto, a pesar de que el juego está inspirado en Castlevania, no toma prestado la dificultad que se hace conocer estos clásicos, por lo que el juego está en el lado fácil de la báscula, aún cuando lo juegas en veterano. Aunque tiene ciertas secciones en donde puedes perder una vida (o mejor dicho, personaje) si no tienes cuidado, todavía tienes un espacio para recuperarte de tus errores. Hubo más de una ocasión en donde lo que en varios juegos se consideraría una muerte segura, aquí pude recuperarme y seguir en la pelea.

Últimas palabras

Tal vez estoy haciendo una gran comparación a los juegos clásicos, lo cual es inevitable a decir verdad, pero al final del día, Curse of the Moon no es un juego dificil ni complicado, con mucho márgen de error, desde el abuso de las habilidades de los personajes hasta la generosidad de las vidas que se te otorgan. Esto no es necesariamente algo malo, pero los veteranos podrían sentirse algo decepcionados por la dificultad si esperaban un nuevo Castlevania retro.

 

Conclusión

  • 8.3

Bloodstained: Curse of the Moon es un pequeño juego que sirve como introducción al gran proyecto que Iga tiene planeado para nosotros. Tal vez no esté a la altura de los Castlevania clásicos, especialmente en la dificultad, pero aún así sigue siendo un buen juego que no solamente respeta sus raíces, sino que también está forjando su propio camino para ser una franquicia exitosa.