Gemas Enterradas: Little Samson

  • Por Hpar Arafle / May 20, 2014

En un lugar muy lejano,  en un reino próspero y tranquilo, el príncipe de la oscuridad emerge de su prisión, y comienza con su campaña para la dominación total de esa tierra. El reino está en peligro, ya que las fuerzas del mal son tan poderosas que los soldados del rey no pueden enfrentarlo. Ante tal situación, el Rey hace un llamado a los cuatro héroes que puedan acabar contra los planes del Príncipe Oscuro: Gamm el Golem, K.O. el ratón, Kikira el dragón y Samson el humano.

Y así es como comienza este juego.

Little Samson es un juego de Taito que salió en 1992 en América para el NES, un año después que salió el SNES. A pesar de que salió en una consola que podría considerarse “obsoleta” aún para su tiempo, Little Samson logró aprovechar todo el potencial que podía ofrecer el NES en su presentación y jugabilidad.

LS03

Cada personaje tiene sus habilidades únicas para pasar distintos obstáculos.

LS04

Ni los vientos fuertes son problema para nuestro querido dragón.

 

 

 

 

 

 

 

 

Little Samson es un juego de plataformas, en donde tienes que recorrer los niveles de un extremo de la pantalla a otro. En estos niveles te encontrarás con muchos obstáculos, ya sean los típicos abismos que pierdes tu vida al caer en ellos, los picos que te dolerán mucho si no calculas bien tus saltos, y los enemigos que tendrán maneras muy variadas para detenerte, desde disparandote hasta chocando contigo.

Una de las cosas únicas que tiene este juego (para su tiempo) es que tienes cuatro personajes que elegir, y los podías cambiar cuando los necesitabas.  Cada uno de ellos tenían habilidades que podrían ayudarte en tu aventura: Samson era un personaje bien balanceado, con un buen salto y buen velocidad de ataque, aparte que podía escalar paredes y techos; Kikira era un dragón que podía volar por cierto periodo de tiempo y lanzaba fuego, lo cual lo podías “cargar” para hacer más daño; Gamm, a pesar de ser el más lento, era también el fuerte y el más resistente, con la capacidad de caminar sobre picos y lanzar sus golpes a cualquiera de las cuatro direcciones; y K.O., que dejaba bombas para eliminar a los enemigos y que con su pequeño tamaño podía entrar a lugares que nadie más puede.

El juego tiene varios niveles que te llevan a distintos lugares, como montañas, pantanos, cuevas, selvas y castillos. Los niveles son relativamente sencillos, pero hay situaciones en que puede que tengan dos salidas, llevándote a otra dirección tu aventura.

Al acabar con un nivel, posiblemente puedes enfrentarte con un jefe. A comparación de otros personajes que salen en este juego, los jefes son de un gran tamaño y muy bien detallados, así como un buen reto a enfrentar si quieres seguir avanzando.

No importa si son más grande que tú, siempre tienen un punto débil.

No importa si son más grande que tú, siempre tienen un punto débil.

Para salir victorioso vas a necesitar toda tu habilidad.

Para salir victorioso vas a necesitar toda tu velocidad y destreza.

 

 

 

 

 

 

 

 

Y si quieres descansar de tanto jugar, el juego lamentablemente no cuenta con batería para salvar el juego. En su lugar contaba con un sistema de Password que, al terminar con un jefe, te daban cuatro letras que los tenías que introducir en la pantalla de contraseña para seguir donde te habías quedado.

¿Pero qué sería de un juego de la vieja escuela sin un buen reto? Y en efecto, Little Samson tenía dos dificultades a escoger al iniciar tu juego: Normal y Difícil. La diferencia entre estos dos es que en difícil tus personajes no resistían tantos ataques, y si caían en batalla no los podías usar hasta el siguiente nivel o si tenías una poción en mano, pero si eres lo demasiado hábil tendrás acceso al último nivel para enfrentarte contra el verdadero jefe. Así que si quieres ver el final completo, tienes que ponerte las pilas para prepararte ante todo lo que te arrojen.

Little Samson es un juego que pasó desapercibido por llegar casi al final de la vida del NES. Aun así, este juego es uno que usa muy bien el poder del NES, que van desde las gráficas y la animación, hasta la música y el sonido, sin olvidar la jugabilidad que te ofrece el juego.