Información

  • Género:Acción, ciencia ficción, aventura
  • Director:Gareth Edwards
  • Reparto:Felicity Jones, Diego Luna, Alan Tudyk, Mads Mikkelsen, Jiang Weng, Donnie Yen

Rogue One: Una Historia de Star Wars, Review

Película

Rogue One: Una Historia de Star Wars, Review

Rogue One: Una Historia de Star Wars nos hace explorar nuevas facetas del universo creado por George Lucas y traernos personajes entrañables.

cuatro-estrellas

 

 

 

 

Un nuevo capítulo del mundo creado por George Lucas, se estrenó el 15 de noviembre en México, Rogue One: Una Historia de Star Wars (Rogue One: A Star Wars Story). Gareth Edwards (Godzilla, 2014) dirige el primer Spin-Off de Star Wars, situado cronológicamente entre el Episodio III: La Venganza de los Sith y el Episodio IV: Una Nueva Esperanza, y aunque todos los que hemos seguido fielmente cada película de la saga podemos predecir los acontecimientos que se suscitan en éste filme, la película nos hace explorar nuevas facetas del universo de Star Wars y traernos personajes entrañables.

Rogue One: Una Historia de Star Wars, comienza después de que Anakin Skywalker tomó el manto de Dart Vader, los Sith se han hecho con el control del Imperio y la Alianza Rebelde está a punto de ser reducida a nada pues en secreto se está terminando de construir un arma capaz de aniquilar planetas enteros, la Estrella de la Muerte.

Al inicio de los créditos encontramos el ya clásico “Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana… ” y de allí en adelante, aunque encontramos el característico estilo de la saga de Star Wars, sin duda encuentra su propio lugar sin convertirse en un capítulo de lleno de fan service. ¿Alguien dijo Episodio VII?

Hay que destacar que la fotografía y los efectos visuales para retratar los diferentes planetas y locaciones en la galaxia, son exquisitos. Las texturas, las luces y las sombras, las nubes de polvo, la forma en que se deslizan las naves en los diferentes escenarios incluyendo los saltos a la velocidad de la luz, los suaves movimientos de cámara, nos hacen sentir que estamos haciendo un verdadero recorrido por el espacio.

Jyn Erso (Felicity Jones, La Teoría del Todo) ha crecido intentando huir del conflicto entre el Imperio y los rebeldes, pero eventos inesperados la forzarán a tomar acción y tomar partido para cambiar quizá para siempre el curso de la guerra civil. Su personaje, aunque con una historia de origen bien construida, no termina de mostrar la fortaleza necesaria para el papel que desempeña. Quizás el rostro poco expresivo de Felicity Jones, fue lo que influenció a volver su personaje un tanto gris en comparación con los que le rodean. El capitán Cassian Andor (Diego Luna, Milk, Y tú Mamá también) será uno de los que la acompañarán en su recorrido por la galaxia. Diego Luna nos entrega una buena actuación y no nos es difícil comprender a su personaje quién, ha estado involucrado en esta guerra desde la infancia. Se nota lo duro que le ha resultado y lo personal que se ha vuelto para él.

Junto con ellos tenemos al doride imperial K-2SO (Alan Tudyk, 28 días), que está muy lejos de compararse con sus antecesores. K-2SO no duda en decir lo que piensa y en poner objeciones a las órdenes que se le dan o en delatar las intenciones ocultas de amigos y enemigos. Sin duda es uno de los droides más humanos que hemos visto hasta ahora en la franquica. Baze Malbus (Jiang Weng) y Chirrut Îmwe (Donnie Yen) terminan de completar el equipo protagónico por el lado de los rebeldes, siendo Chirrut, nuestro recordatorio constante de que la Fuerza, aunque los Jedi estén casi extintos, sigue presente en la galaxia.

Orson Krennic (Ben Mendelsohn) Director de las Fuerzas Imperiales, y responsable de salvarguardar y supervisar la construcción de la Estrella de la Muerte, es un personaje a quién parece perseguirle la mala suerte y no que sea realmente tan incompetente como le acusan sus superiores en numerosas ocasiones, o al menos, no hay un momento en el filme en que podamos ser testigos de ello.

Tenemos algunos cameos muy bien aprovechados, sin embargo el más esperado por todos es el de Darth Vader (James Earl Jones, voz) y aunque tiene pocos minutos en pantalla, aprovecha cada uno de ellos al máximo. El enfoque de la cámara y el hábil manejo de la luz, junto con la voz de James Earl Jones, logra hacernos sentir intimidados y recordarnos porque todos temen a Darth Vader. Una de sus apariciones resulta un tanto forzada, pero sigue siendo de los mejores momentos en la película.

El ritmo es uno de los puntos más débiles de la película, puesto que en un inicio es bastante lento además de que puede resultar algo confuso la introducción de tantos personajes y lugares nuevos y ningún rostro familiar. Sin embargo se nota que tomaron muy encuentra el look del Episodio IV. El vestuario, la tecnología que tienen disponible los personajes, los droides y algunos guiños para los fans lo demuestran de sobra. La música compuesta por el talentoso Michael Giacchino (Up, Lost)  nos recuerda a los clásicos temas de Star Wars, sin dejar de ser original y sin duda ayuda a darle su propia alma y corazón a la película. Los combates y las coreografías están correctamente montados y son versátiles y fluidos, en ningún momento se prolongan excesivamente y nos permiten disfrutar de los diversos escenarios al mismo tiempo.

En resumen, Rogue One: Una Historia de Star Wars, captura la esencia de la lucha de la Alianza Rebelde, nos retrata de una forma conmovedora sus esperanzas, su sueños, su dolor, sus pérdidas y las duras decisiones que deben tomar día con día, con la esperanza de derrocar la injusticia y la corrupción en el Imperio. Sin duda los fans disfrutarán esta película recordándola como una de las mejores de la franquicia, y aunque aquellos no tan familiarizados con el universo de George Lucas puedan encontrarla un tanto aburrida, no dejarán de sorprenderse con el final.

 

  • B