Información

  • Género:Animada, Aventuras, Fantasía
  • Director:Ron Clements y John Musker
  • Reparto:Idioma Original (Inglés: Auli'i Cravalho, Dwayne Johnson, Rachel House , Temuera Morrison, Nicole Scherzinger, Jemaine Clement. Versión Latina: Sara Gómez, Beto Castillo, Angélica Aragón, Nando Estevané, Cecilia Toussaint, Dan Osorio.

Moana: Un Mar de Aventuras, Review

Película

Moana: Un Mar de Aventuras, Review

La historia nos lleva a la isla de Motunui y nos hace sumergirnos en la colorida y rica cultura Polinesia mientras vemos a la pequeña Moana siempre deseosa de surcar el mar, crecer y ser educada para cumplir con su destino: tomar el lugar de sus padres como líder y guía de su pueblo.

cuatro-estrellas

 

 

 

El pasado 23 de Noviembre los directores Ron Clements y John Musker, a los que podemos recordar por los clásicos Hércules, Aladín y La Princesa y el Sapo, nos trajeron  la 56va  película de Disney, Moana: Un Mar de Aventuras (Moana).

La historia nos lleva a la isla de Motunui y nos hace sumergirnos en la colorida y rica cultura Polinesia mientras vemos a la pequeña Moana siempre deseosa de surcar el mar, crecer y ser educada para cumplir con su destino: tomar el lugar de sus padres como líder y guía de su pueblo.

Aunque Moana misma asegura no ser una princesa claramente lo es, pero eso sí, rompe la idea clásica que se tiene de ellas y toma un giro totalmente diferente. Moana significa «océano» o «mar profundo» y la protagonista está dotada de toda la fuerza, la independencia y la pasión que caracterizan a éste elemento. Nuestra protagonista es audaz y sedienta de aventuras, el mar le llama desde siempre, pero al mismo tiempo tiene un noble espíritu y es muy consciente de su deber hacia su gente como hija del líder de la tribu. Moana pronto se encontrará con un compañero de aventuras, el  semidios Maui (Dwayne Johnson en la versión original y en el doblaje latinoamericano Beto Castillo), de espíritu alegre, orgulloso y con un gran deseo de convertirse en héroe. En su viaje también la acompañará Hei Hei, un gallo que carece de total inteligencia y sirve como un recurso para hacernos reír, aunque a veces puede ser un tanto repetitivo.

Lo primero que se puede destacar de la película es toda la riqueza que posee gracias a todo el trabajo de investigación que hay detrás de Moana: Un Mar de Aventuras. Los animadores visitaron las Islas Polinesias, estudiaron las danzas nativas, aprendiendo sus movimientos y tuvieron un sin número de apoyo con asesores culturales, especialistas de haka, lingüistas, coreógrafos, tatuadores etc. Todo lo que vieron y aprendieron esta claramente reflejado en la forma en que nos cuentan la historia, inspirada en las leyendas de las Islas del Pacífico, y en la manera en que recrean los paisajes y hacen lucir a los personajes. Visualmente Moana: Un Mar de Aventuras, es revolucionaria, la mayor parte de la película transcurre en el océano y el mar mismo se convierte en un personaje protagónico dotado de un carácter propio (que recuerda un poco a cierta película de 1989), de luces y de sombras y habitado por criaturas multicolor y hermosas, y otras más bien obscuras y aterradoras. Aunque quizás pudieron explotar un poco mejor a éstas últimas. Las escenas de la película son orgánicas al mismo tiempo que mágicas e impresionantes y lso personajes no tienen problema a la hora de interactuar y sentirse como parte del mundo que les rodea.

Otra de las fortalezas del filme sin duda son las voces que le aporta mucha frescura a los personajes. Tanto en su idioma original como doblada, el trabajo de los actores de voz es excelente. De hecho en su versión en inglés y después de un riguroso casting entre los habitantes de las Islas Polinesias, para la voz de Moana fue sabiamente escogida Auli’i Cravalho una nativa Hawiiana que con tan sólo 14 años al ser seleccionada se convirtió en la persona más joven en interpretar a una princesa Disney. La voz para Latinoamérica está a cargo de la actriz de doblaje Sara Paula Gómez Arias (Ana en Frozen, Mérida niña en Valiente).

 

Las canciones, salvo quizás por una o dos en el principio de la película, son entrañables, llenas de calidez e incluso en algunas partes podemos escuchar la letra en polinesio lo que las hace más especiales. Y claro todo se lo debemos a la composición de Mark Mancina que trabajó en El Rey León y a Lin-Manuel Miranda que trabajó en la aclamada obra de Broadway, Hamilton.

La trama es sencilla pero no por eso aburrida, sin embargo si tiene algunos elementos que parece que fueron incluidos sólo para verse adorables y que comparados con el respaldo histórico de los demás personajes, pueden resultar incluso absurdos. El estilo de Ron Clements y John Musker es inconfundible, haciéndonos recordar Hércules en los tatuajes de Maui e incluso un poco en sus deseos y sueños; y algunos otros personajes y situaciones podemos asociarlos con otros de los trabajos de estos directores. En manos menos talentosas la película pudo resultar un mero reciclaje de otros de sus éxitos, pero ellos logran mezclar todos sus puntos fuertes y convertirlo en algo nuevo y original.

En resumen Moana: Un Mar de Aventuras fácilmente se convertirá en un clásico de Disney que atrapará a chicos y grandes, y no sería de sorprender si compite en los premios de la Academia en las categorías de Mejor Animación, Mejor Canción Original y Mejor Película Animada. La película rompe uno de los esquemas que prácticamente ya es un sello de la compañía del Ratón y que seguro no pasarán inadvertido. Tiene un rápido cameo de otro personaje de otra de sus películas y una tierna escena post créditos. Sin embargo hizo falta trabajar un poco más la historia, atar algunos cabos sueltos -sobre todo en el inicio- y quizás dejarnos ver un poco más de aquellas bestias fantásticas que promete al comienzo. Disney sin duda innovó con Frozen: Una Aventura Congelada, luego tuvo algunos tropiezos en perfeccionar la fórmula y ahora con Moana: Un Mar de Aventuras, parece que finalmente está reencontrando y reinterpretando la esencia que le caracteriza para regalarnos una nueva era dorada.