Juego del año por 3 años.

  • Por VargasK / enero 20, 2016

Esta semana por fin tuve la oportunidad de jugar The Witcher 3: Wild Hunt, un excelente título, ganador indiscutible del The Game Awards 2015, premio bien merecido por su complejo sistema de alquimia y gran historia que cambia según tus decisiones.

No pretendo quitarle crédito porque merece cada galardón que se le ha otorgado, pero en tanto lo terminaba no dejaba de pensar “llevo años con el mismo juego” y justo por estas fechas en 2014 me hallaba terminando Dragon age: Inquisition, otro ganador de juego del año. Por las similitudes entre ambos no pude evitar el sentimiento de deja vú, incluso podría comparar las notas de mi diario (Hipotético, no escribo diarios, ajem..) y leería: Este diciembre pude por fin poner mis manos en ese juego del que todos hablan, salió a principios del año, es el tercero de su franquicia, situado en un mundo medieval fantástico y violento, un abundante panteón de leyendas, y el centro de la historia yace en el desarrollo del personaje principal. Es un juego estilo sandbox, con una gran variedad de sidequest para que acompañes tu campaña principal y cuenta con algunos minijuegos.

Shadow of Mordor es muy parecido a los últimos Assassisn Creed, solo que bien hecho y en un setting m´pas interesante

Shadow of Mordor no es un clon de Assassin’s Creed, se parece en el chasis, pero por dentro son bestias muy diferentes.



Ya siendo serios, a pesar de las similitudes existen grandes diferencias que los hacen experiencias únicas, sin embargo el patrón está ahí y en todos lados.

Desde que Rockstar se sacó la lotería con la fórmula de juegos open world GTA se convirtió en el ejemplo principal y  se volvió icónico al punto que en mis círculos  la forma más fácil de describir un juego tipo sandbox es decir “Es como un GTA pero medieval/futurista/de terror/etc.” y como pioneros en el género Rockstar es uno de los mejores exponentes, sus juegos marcan pauta, expectativa, y tras la salida de GTA 5, los títulos del género j se multiplicaron de manera indiscriminada, sólo contando algunos: Shadow of Mordor, Metal Gear V, Batman: Arkham City y secuelas, Assassin’s Creed, Dragon Age otra vez, y un sin fin más.

Red Dead Redemption, conocido como el GTA de vaqueros, es realmente uno de los juegos open world con mejor narrativa.

Red Dead Redemption, conocido como el GTA de vaqueros, es realmente uno de los juegos open world con mejor narrativa.


A lo que intento llegar es que de dos años para acá nos están bombardeando con el mismo juego, remixado y “mejorado” para nuestra conveniencia, siempre buscando el sello distintivo sin volar muy lejos del nido. Siendo sincero es uno de mis géneros favoritos así que mejor para mí, pero no puedo dejar de lado que hace unos años pasó lo mismo con los de primera persona: Shooters para ahogarse en ellos, todos haciendo su luchita con juegos similares al mismo tiempo que trataban de ganar la atención de la gente por medio trucos o gimmicks de identidad como controlar el tiempo, usar un gancho, un mejor sistema de armas, etcétera, etcétera, etcétera.

Metal Gear, trajo muchas de sus ideas de su antecesor Peace walker, tomando el mundo abierto de una manera distinta.

Metal Gear, trajo muchas de sus ideas de su antecesor Peace walker, tomando el mundo abierto de una manera distinta.


Y ahora la gran interrogante ¿Por qué si estamos viviendo otro ciclo de video juegos idénticos nadie ha pegado el grito? Y mucho peor ¿Por qué llevamos 2 años coronando juegos indistinguibles desde afuera como juego del año? Siguiendo el ejemplo de los shooters ya estaríamos reclamando a gritos por estas fechas.

Con el tiempo, observando de manera crítica la industria, vas reconociendo los patrones, un juego aparece, mueve al público y se vende como tamales en verbena y el próximo año un juego muy parecido entra en escena, si este tiene ventas positivas, lo siguiente es un ola de imitadores como en el caso de los MOBAs que comienzan a brotar como zacate. Este ciclo es completamente natural, pero de verdad me sorprende que a estas alturas no haya hordas de linchamiento ante la supuesta “falta de creatividad” de los desarrolladores.

Para finalizar quisiera hacerte un apregunta estimado lector:
¿Ya estás harto de los juegos Open World?  O por otro lado ¿Te emociona que la industria continúe por este camino?